Laguna de Matoño

La laguna de Matoño, bautizada en honor al fundador de Chicaque "Manuel Antonio Escobar Lozano"  es un pequeño cuerpo de agua alimentado por aguas de manantial que brotan desde la parte baja del Pico del águila. Por más de 40 años la laguna sufrió de degradación a causa de agricultura tradicional que erosionó las colinas que la rodean, y posteriormente por la acción del ganado que entraba hasta el mismo cuerpo del agua, contaminándolo y erosionando más, hasta el punto de casi desaparecer. Finalmente en el año 2012 Chicaque adquirió el predio colindante con la laguna, logrando asegurar el inicio de la restauración de la laguna, con la ayuda de decenas de voluntarios, en un trabajo continuo de más de 5 años. Hoy en día la laguna ha recuperado una parte de su espejo de agua, es visitada por diversas aves y habitada por pequeñas ranas y cangrejos. 

 

Junto a ella crecen palmas de cera sembradas por el precursor de la conservación en Chicaque, Manuel Lozano, hace más de 120 años.

El camino tiene tramos empinados y rocosos que pueden ser resbalosos en épocas de lluvia, por lo que puede ser de alta exigencia.

El sendero a la Laguna de Matoño se puede hacer desde el Refugio o desde el Pico del Águila. 

 

Nivel de exigencia física: Medio/Alto

Tiempo de recorrido: Desde el Refugio 2.5 horas, desde el pico 1.5 horas